Seguridad frente al fuego

Poliuretano Espreado y su seguridad frente al fuego

El poliuretano proyectado, como todos los polímeros, es un material orgánico y por tanto combustible. No obstante, existen espumas de poliuretano clasificadas desde C,s3-d0 (M1) hasta E (M3), según UNE-EN 13501 (UNE 23727), debiendo aplicarse unas u otras de acuerdo con el riesgo a que vayan a estar expuestas y de acuerdo a las exigencias del CTE DB-SI. Los fabricantes de sistemas tienen que acreditar mediante certificado de ensayo hasta que espesor máximo cumplen sus diferentes sistemas en las diferentes clasificaciones según las diferentes condiciones o aplicaciones finales de uso.

  • Clasificación de reacción al fuego desnudo, C,s3-d0, D,s3-d0 y E
  • Clasificación de reacción al fuego en aplicación final de uso, desde B,s1-d0 hasta B,s3-d0

La Norma UNE 92120-1 de sistemas para poliuretano proyectado fija que su clasificación no puede ser más desfavorable que E (M3). Por otra parte, la clasificación de productos según UNE-EN 13501 admite ensayos en condición de aplicación final de uso, esto es, si el poliuretano proyectado va a ir recubierto por otro material (yeso laminado, fibrocemento, plancha metálica...), el ensayo y la clasificación se realizará montando las muestras de esta forma.
El CTE y el Fuego
El CTE DB-SI1 y DB-SI2 recogen las exigencias de reacción al fuego de los elementos constructivos, incluido el poliuretano proyectado. Si particularizamos las exigencias al poliuretano proyectado, nos encontramos con que su uso estará o no permitido en función del uso del recinto y de su aplicación final de uso:

Clasificación en aplicación final de uso

Antecedentes
La Guía G de la Comisión Europea relativa a la Directiva de Productos de la Construcción y la Norma UNE-EN 13501 de clasificación de reacción al fuego según Euroclases amparan y exigen la clasificación en aplicación final de uso a la vez que delegan en las normas de producto para fijar las condiciones de montaje y fijación del ensayo y el rango de validez de los resultados.
El objetivo principal es proporcionar al mercado información más veraz del comportamiento real de un producto en caso de incendio sin que esto suponga una merma en las exigencias.
Para poder ensayar productos en aplicación final de uso existe el método de ensayo descrito en la Norma UNE-EN 13823, el SBI, y para poder trasladar la información obtenida al mercado existe el Marcado CE y la información adicional, en donde habrá de figurar la clasificación del producto en aplicación final de uso desnudo, y donde adicionalmente podrán figurar las clasificaciones de otras aplicaciones finales de uso que interesen al fabricante de dicho producto.
Los ensayos
ATEPA, en colaboración con IPUR, ha llevado a cabo un estudio para tener información sobre la metodología de ensayo así como las condiciones de montaje y fijación de las aplicaciones finales de uso más características y desfavorables del producto (Informe Técnico del LICOF Nº 0168T04, Anexo 5).
En particular se han analizado 7 aplicaciones finales de uso diferentes, las más habituales en la construcción española en las que la espuma de poliuretano no va tras un elemento con una resistencia al fuego 30 min., junto con el ensayo desnudo.
En todos los montajes se ha utilizado poliuretano proyectado con Marca N y clasificación de reacción al fuego desnudo Euroclase E, que es el resultado obtenido por el Montaje 0.
En los montajes 1, 2, 5 y 6 la aportación de la espuma de poliuretano al fuego es despreciable, ya que la clasificación obtenida es la que se hubiese obtenido ensayando únicamente la capa de recubrimiento. En el caso concreto de la espuma tras una placa de yeso laminado, la superficie del poliuretano quedó intacta tras 20 minutos de ensayo. En todos los casos, incluyendo el montaje de la espuma desnuda, no hubo goteo de ningún tipo, por lo que todos los subíndices de gotas son –d0.

Conclusiones

  • Las nuevas normas europeas amparan y exigen la clasificación en aplicación final de uso, y aportan al prescriptor una información real sobre el comportamiento del producto en caso de incendio.
  • - El conocimiento del comportamiento y la clasificación de los productos en aplicación final de uso aportan mayor seguridad al mercado.
  • La aplicación final de uso tiene en cuenta juntas, fijaciones, recubrimientos y protecciones, por lo que dependiendo de éstas, podrá haber diferentes clasificaciones para un mismo producto.
  • Para este estudio se han seleccionado las aplicaciones finales de uso más desfavorables de entre las habituales. El resultado obtenido por la espuma de poliuretano proyectado en todas las aplicaciones finales de uso estudiadas es Euroclase B.
  • Estos resultados sobre la espuma de poliuretano quedan avalados por la escasa siniestralidad demostrada en los más de 650 millones de m² de espuma colocados en España.

¡ Cotiza con Nosotros !